Consejos para conducir con hielo y nieve

 

Dos de las situaciones más peligrosas que puede encontrarse un conductor en la carretera, es conducir con hielo y nieve.

Preparar el coche: revisar el nivel de líquidos, las ruedas, la batería y las luces es fundamental

Imprescindibles: el depósito lleno, las cadenas para la nieve y el anticongelante

Las claves: usar las marchas más largas posibles, no acelerar y frenar bruscamente

¿Cuando se producen más accidentes?

 

La mayoría de los accidentes se producen en los meses de invierno y es que conducir con hielo o nieve es extremadamente peligroso. A continuación hablamos de las claves para conducir en las dos situaciones más extremas que existen en carretera: el hielo y la nieve

¿Qué debemos revisar en el coche para saber si está preparado para el invierno?

 

  • Revisar el nivel de líquidos (frenos, aceite, y dirección). El líquido anticongelante se ha de rellenar si es necesario, o cambiarlo si tiene más de dos años de antigüedad.

  • Los neumáticos mejor si son de invierno, reducen el riesgo de accidente al poseer una mayor adherencia y reducir la distancia de frenada.

  • Revisar la batería. Se ha de verificar el líquido y si está bajo, rellenarlo con agua destilada. Si la batería tiene más de tres años, es mejor reemplazarla.

  • Comprobar que todas las luces funcionan adecuadamente

  • Debemos llevar siempre el depósito de combustible lleno en trayectos largos.

  • Revisar las escobillas de los limpiaparabrisas. Han de limpiar a la perfección. Se recomienda añadir alcohol al depósito del agua para evitar su congelación.

  • Llevar en el vehículo cadenas para la nieve, en caso de que sea necesario.

  • Si se ha de quedar el coche aparcado, ante la previsión de helada o nevada levantaremos los limpiaparabrisas, taparemos las cerraduras con cinta adhesiva e insertaremos una marcha corta (primera o marcha atrás). Así se evita que las pastillas de freno se queden pegadas a los discos.

¿Cómo debemos actuar ante las placas de hielo?

 

Las heladas suelen producirse entre la última hora de la noche y la primera hora de la mañana.  Se ha de estar alerta porque las placas de hielo no se detectan a simple vista, ya que se encuentran en zonas oscuras y húmedas, y no siempre en zonas de montaña.

La manera adecuada de actuar ante el hielo es: reducir la velocidad, mantener una distancia de seguridad mayor a la normal con el vehículo que tengamos delante, no aproximarse a los interiores de las curvas para evitar la mayor concentración de hielo, y sobretodo mantener la calma pero actuar con diligencia.

Se ha de procurar conducir con la marcha más larga posible y no frenar o acelerar bruscamente. Cuando hay hielo en la carretera, la adherencia se reduce a mínimos, por lo que se ha de manejar la dirección lo más recta y suavemente posible.

Y en términos generales si en las noticias y en los programas de meteorología avisan de temporales y condiciones climatológicas adversas….. si podemos evitar la conducción mucho mejor.

Te puede interesar leer

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.